Disponer de un ordenador conectado a la red es en estos tiempos que corren una herramienta imprescindible para la formación y el futuro laboral de nuestros hijos. Sin embargo hay tres obstáculos básicos para que todas las familias puedan disponer de ello:
  • Económico
  • Control del uso que nuestros hijos hacen de internet
  • Falta de formación de las familias en el uso de las nuevas tecnologías.
La manera más sencilla de abarcar los tres problemas simultáneamente en una comunidad de vecinos sería lograr un acuerdo para contratar una empresa informática que instale un ordenador principal conectado a una ADSL que haga el papel de servidor y comprarle a cada uno de nuestros hijos un portátil de bajo coste que estaría siempre conectado a ese servidor. La empresa podría configurarlo para impedir el acceso a ciertos contenidos indeseables y la seguridad estaría completamente garantizada.
En el caso de que ya dispongamos de un ordenador y una conexión ADSL y que nuestro problema sea de asesoramiento, un buen lugar donde comenzar es la web de la Asociación Española de Pediatría que nos da unos consejos simples y nos permite descargar y configurar un software de control de las páginas y los contactos de nuestra familia en internet.
Y siempre tener en cuenta que intentamos educar para proteger y no simplemente para prohibir.
Enlaces útiles